viernes, 21 de agosto de 2009

Julieta Venegas - Bueninvento (2000)



El artista: Julieta Venegas nació en Long Beach, Los Ángeles, California, EE. UU. y se crió en Tijuana, Baja California, México, junto a su hermana gemela Yvonne y otros 4 hermanos. Hijos de fotógrafos mexicanos de nombre: Julia Edith Percevault y José Luis Venegas conforman la familia Venegas Percevault.

Hasta aquí Wikipedia, de resto no creo que Julietita necesite presentación, pues en estos últimos años su nombre no ha dejado de sonar en ninguna entrega de premios, sus canciones no han dejado de sonar y ella no ha dejado de hacer buena música (no tan buena como al principio, pero buena al fin). Comenzó al lado del gurú del rock latinoamericano Gustavo Santaolalla, con unas cejas bastante pobladas y unas botas de cuero y ahora es toda una mujer (según muchos bastante sencilla) digna representante del pop alternativo y una de las estrellas consolidadas mas fuertes e influyentes dentro de la escena latinoamericana. Para mi ella no deja de ser objeto de debate, pero su peso musical va mas allá de lo que un pobre blogger como yo pueda pensar, así que mejor os dejo con su música y otra descarga mas del amarill0.

El disco: En esos días en los que la música no se había pervertido tanto y cuando no primaban las ventas ni la difusión radial, donde los que aun eran jóvenes podían ser contestatarios y profundos, surge una artista para hacer parte del mainstream con una onda digna de la época. Comienza diciendo cosas, acompañándolas de buenas y concisas piezas musicales llenas de juventud y de un espíritu que tal vez estuvo aturdido y perdido. Uno podría pensar que esta no es la descripción de la famosa y cotizada Julieta Venegas, pero les guste o no esa era su verdad.

Antes del boom de Lento y Me voy, Julieta logró consolidarse en su país gracias a una propuesta coherente con una ideología más ligada al rock que a música para emisoras rosas. De esa, para mí su época más prolifera hasta la fecha, nace su segundo y mejor disco, cargado de una clara visión musical.

De Julieta era poco lo que podía escuchar en mi país, tímidamente veía el video de Sería feliz por Mtv, luego alcancé a escuchar El Listón de mi pelo al lado de Jarabe de palo, y más tarde llegó la época de , me gustó, aunque la caratula re-rosa empalagaba por sí sola, ni decir del contenido. Yo sabía, sin embargo que había algo más en su música que un repertorio de canciones destinadas a convertirse en hit radiales. Así que me dediqué y encontré sus dos primeros discos. No sé si mi conexión con estos discos, más que con sus dos últimos trabajos se debe a mi edad y a los conflictos típicos de la misma, pero de algo que pueden estar seguros, es que la Julieta de antes ofrecía mejores momentos gracias a letras descorazonadas y musicalizaciones más arriesgadas, desde el pop, pasando por el rock y un tanto de otros ritmos que se encuentran en mitad de la disputa interminable entre estos dos géneros.

El acordeón y el piano omnipresente, baterías contundentes, y otros instrumentos del género crean atmósferas envolventes y llenas de luz a la vez, son directas y entendibles, como disparadas de un corazón roto. La magia de Bueninvento radica en el eclecticismo armonioso de su música y en las letras desgarradoras.

Gustavo Santaolalla Y Emanuel Del Real, productores del disco, hicieron un grandioso trabajo guiando los hilos conductores de este invento magnifico que es Bueninvento. Julieta hizo su trabajo en el canto con muy buenas interpretaciones de canciones cercanas a la derrota o la luz, a la desilusión y a la esperanza. El resto del trabajo lo hace el producto por sí solo, como no podría hacerlo con padres tan prolíficos.

Algo curioso, que he venido analizando en algunas de las viejas canciones de Julieta, es que siempre hacía alusión a encontrar algo que nunca tuvo, un espacio o algo que la haga completamente feliz, cosa que sigue diciendo en alguna de sus nuevas canciones para el unplugged. Así, en Sería feliz, conocemos esta faceta frágil y completamente naïve de Julieta que contrasta con interpretaciones de canciones un poco más seguras y rockeramente correctas como Hoy no o Instantánea. En el disco sobresale también el cover de Siempre en mi mente, canción que toma nueva forma y sentido gracias a la visión creativa de la artista. Bueninvento, canción que da título al disco, es una profunda reflexión sobre las perdidas y las desventuras, sin duda uno de los mejores cortes del disco. En Salva vidas, creo escuchar la voz de Andrea Echeverri pero no puedo asegurarlo, igual la canción es otra gran joya del disco donde Julieta hace gala de sus capacidades interpretativas acompañada de buena música hecha de venas alternativas.

Alejada del tema político del cual nutrió su primer trabajo, lejos de la estrella internacional representante del pop latino, encontramos a esta Julieta perdida en el tiempo, atesorada por este servidor, capaz de identificar a una generación que aun no se deja llevar por lo que es políticamente correcto, por lo que las masas quieren o lo que es programable en radio. De esas lindas épocas que no están tan lejos, aun quedan los recuerdos, las sombras y los vestigios de buenos deseos, y nos queda este Bueninvento que consuela la soledad del que la escucha buscando en tierras más profundas y constructivas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario