miércoles, 30 de diciembre de 2015

Música Contemporánea - 30 canciones recomendadas del 2015


MÚSICA CONTEMPORÁNEA
un compilado del blog musical El Amarillo
elamarill0.blogspot.com.co

Descarga: Mediafire - Mega

curaduría: Will Balooni y Camilo Castaño
Artwork: Camilo Castaño

30. Mr. Bleat - Los lobos: Mr. Bleat se decidió a darle un nuevo rumbo a su carrera. Los Lobos y en general su último disco es la prueba fehaciente de su evolución. Aquí, entre la voz ora tenebrosa, ora suave de Sara Rodas, se mezclan ambientes y sinthes para crear atmósferas que nos despegan las raíces, un paso adelante en la producción y un guiño afortunado a la corriente de artistas independientes que cada vez viran más hacía la electrónica.


29. Varias artistas (Dani Umpi & Jimena López Chaplin) - Bailemos de nuevo: A días de despedir el 2015, se publica el tercer álbum de Varias Artistas, un proyecto musical muy querido. En esta nueva entrega Lucas Marti ofrece música y letras a una generación de voces femeninas, y feministas. Bailemos de nuevo ascendió instantáneamente al conteo del año, con una infecciosa melodía y la acertada aparición de Dani Umpi en una canción y un álbum (o mejor, una trilogía) que ha venido a sacudir las convenciones de género.


28. La Prohibida - Baloncesto: En la misma cruzada, La Prohibida estrena un álbum plagado de himnos y se afianza como artista musical, aislada del espectáculo. Compuesta por Víctor Algora, con versos afilados y arreglos luminosos, Baloncesto tendría que ser la canción número uno sobre la pista de baile.

27. Hijos - No Te Espero: Alejandro Ortiz nos introdujo esta canción (y su imperdible vídeoclip) asegurándonos que al escucharla entraríamos en un viaje corto con recorrido profundo por el funk, el soul y la balada; aunado el sonido electropop y la poderosa voz de Pablo Rojas, surge esta concisa pieza que seguro re-visitaremos varias veces el próximo año cuando se estrene el disco debut de la banda costarricense.


26. Él Mató a un Policía Motorizado - Violencia: En forma, la nueva canción de El Mató presenta la misma fórmula por la que se han hecho conocidos: frases cortas que arremeten contra el oyente y lo instauran en un auditorio repleto de gente, coros multitudinarios sin duda, con los riffs adecuados y los altos presenciales de su vocalista Santiago Motorizado. Un pequeño abre-bocas de lo que será uno de los discos más esperados del próximo año.


25. Quiero Club - Los Cuatro PuntosNo habrá pasado un año sin tener noticias de Quiero Club. La banda mexicana ha sobrevivido al abandono de un valioso integrante y ha mutado en su sonido sin perder la coherencia. Los Cuatro Puntos es una lección de geografía envuelta en la electrónica más sideral.

24. Gepe y Wendy Sulca - Hambre: Calcando la siniestra evolución de artistas como Juanes o Juan Luis Guerra, el último álbum de Gepe ha decepcionado a este humilde blog. Sin embargo, Hambre se filtra en el conteo por el hito de su colaboración con Wendy Sulca, la fuerza de un ensoñador videoclip y el atisbo de la identidad entre pop y folclor andino que Gepe ha pulido durante años, y que en el mejor de los casos se parece más a su disco anterior.


23. Ságan - Calígula: El sonido de un río se funde en una imponente base electrónica mientras la voz, tan delicada como poderosa, narra una violenta leyenda. Calígula recuerda a Bestia de Helloseahorse, pero empieza a tejer la identidad de esta promesa llamada Ságan.

22. Frikstailers – Woranait: Esta canción sirvió para conmemorar los 7 años de producción de sonidos espaciales y selváticos de los Frikstailers, y es todo lo que podemos esperar de las mezclas de esta dupla: luminosidad neon por todos lados, rayos láser, jugueteos con las percusiones y canturreos que guían al bailador hacia una explosión necesaria. Sin duda uno de los más grandes bangers del año.


21. Cícero - Terminal Alvorada: Las canciones del Cícero suelen pasar como “inofensivas” muestras de suavidad brasilera, todas medidas y delicadas que parece no trascender el momento de la escucha. Lo sorprendente es que más allá de la calma viene una recordación insospechada, puede que no entendamos lo que dice y que sea difícil distinguir entre sus composiciones, pero una vez vuelve a girar el disco e identificas la canción te das cuenta de su magia. Esta canción en particular se gana el puesto por condensar esta idea, si después vas por la calle tarareando la palabra “saudade” no digas que no te avisamos!


20. Gallo Lester - Préndeme: A principios de año nos emocionamos sobremanera con esta bastardización que anunciaba un regreso (que nunca lo fue) de Rita Indiana al lado del enigmático Gallo Lester. Dubsteb-mambo-metal, una aleación musical que encaja a la perfección en el imaginario de Indiana, es el rótulo que Lester le pone a su música, lugares donde convergen el ritmo y las disonancias de géneros no tan caribeños. Un atrevimiento que tiene todos los rasgos de una composición de Rita, aquí apodada La Montra. Lo claro es que pasada la polémica, este atrevimiento nos dejó una de las canciones de amor y devoción más cadenciosas del último tiempo. 



19. Los Animales Superforros - Meta y Ponga: Esta canción es de esos acontecimientos extraordinarios que nos sorprenden de vez en cuando. Flotaba en el radar anunciando el nuevo disco de Los Animales Superforros pero nunca aterrizaba hasta la llegada de su polémico videoclip. Al día de hoy es una de mis fuentes inequívocas de energía y nostalgia. Todo aquí gira en torno a las cosas como eran y las cosas cómo son ahora, y cómo los avances que hacemos nos ponen más cerca de los que queremos así estén lejos.  


18. El Guincho - (Con un) Rotu Seco: Abrazando el materialismo como esquema y concepto, en (Con Un) Rotu Seco escuchamos a El Guincho decir: "Quieres menos lo que tienes que lo que no tienes" y responderse a sí mismo: "¿cómo puede ser? otra vez estoy donde merezco". Este paso que dio el Guincho puede no ser el Bombay II que sus seguidores estaban esperando pero sin duda plantea a Pablo Díaz-Reixa como un artista visionario capaz de de-construir sus beats para brindarnos un sonido de otra era mientras toca temas críticos que describen el sentir de una generación.


17. Emilio José - Sepé Tiaraju: En su segundo disco (triple!) Emilio José toca temas sensibles que sin duda cobrarían mucho eco si él fuera un artista de masas. Es imposible no sentirse aludido, por menos español que seas, a sus duras palabras en Sepé Tiaraju donde abre con la frase: "ETA no mató tanta gente como España", reviviendo el fantasma del colonialismo y con ese espíritu reivindicativo de una región. "Yo no defiendo la violencia pero...", lo entendemos en su inteligible gallego y de una nos volvemos parte de un debate moral al replantearnos el escenario de violencia que ha envuelto la historia de un país que puede ser el nuestro.


16. Julieta Venegas - Esperaba: Con su último disco, Julieta Venegas nos quería plantear la idea de que algo sucedía, y en general lo que recibimos fueron canciones nostálgicas envueltas en el mismo envoltorio de pop reluciente que ya se ha vuelto marca de su casa. Esta canción en particular es una bomba de “saudade”: “las canciones de Charly sonando en la radio / me hacían flotar sobre Buenos Aires”, una línea que supone un homenaje y que transmite muy bien la vibra flotante de la canción, puede que aquí no suceda mucho, pero el flashback es tan memorable y bien construido que pasamos por alto la simplicidad (un buen valor agregado) y nos andamos a flotar como Julieta.


15. Entre Ríos - Cuando Pueda: La llegada de Loló Gasparini a Entre Ríos, le ha dado a Sebastián Carreras una gran inspiración y una constancia que ya va en tres álbumes durante tres años, pero también lo ha sumido en una peligrosa comodidad. Sin mayor novedad, Cuando Pueda cautiva por la dulzura y el indudable talento de Sebastián como letrista.


14. Kali Uchis - Ridin RoundEl debut de Kali Uchis nos quedó debiendo un poco esa imagen de chica mala con la que irrumpió en la escena hace un par de años. Por suerte nos dejó Ridin Round, una divertida pieza de "girl power" que en su versión de single contó con la producción de DJ Dahi, un rework listo para paseos y desmadres con una base de dub rompedora.


13. Jessy Bulbo - Sabes Qué: En Sabes Qué, Jessy Bulbo manda las relaciones a la chingada de una buena vez: “Porque ya sé que cuando estoy enamorada me la paso de guardada y no me salgo a divertir” y “echen los cohetes”, la fiesta se prende y es imposible resistirse, los "hooks" de banda y los instrumentos del trópico crean un estado de abstracción único, un éxtasis bailable que tiene lo suyo para pegarse a tu cabeza por años. 


12. Camila Moreno - Sin Mí: Sin mí es una power balada de desamor, del más cruel. En su forma y sonidos no hay mucho que Camila Moreno no haya hecho antes, pero hay un magnetismo inusual en los arreglos y la fuerza de su voz, esa que empuña frases como recordatorios para los que hemos vivido momentos de impotencia en una relación: “Yo sé que estoy dejando morir mi fuego por ti”, pero como la situación narrada en la canción, la separación es inevitable y entre tanta inestabilidad la conclusión sugiere buenaventura para las partes: "Ya sabrás cómo respirar sin mí."


11. Wild Honey - Medalla de Plata: Justo y necesario, el EP en español de Wild Honey. Valiéndose de la riqueza de su idioma nativo, Medalla de plata recrea un imaginario juvenil en frases inconexas, de gran fuerza visual. Quizá por la palabra medalla, o la voz que parece hablar más que cantar, esta canción podría ser la hermana de Mi primer oro, de Dënver.


10. Ela Minus - Kiddo: He aquí es la mejor carta de presentación de la luminosidad minimalista de Ela Minus, una pieza juguetona a la cual es muy fácil adherirse gracias a su espíritu libre y esa síntesis tropical que brilla con luz propia entre programaciones y la delicada voz de Minus. Cómo reza una frase de la canción "As long as I'm nowhere, I can be everywhere", es seguro que de tan etérea y carismática esta chica logró conquistar nuestros oídos con cada reproducción. 


09. Colombina Parra - Pinchazo: En Pinchazo, la delicada voz y los susurros de Colombina construyen un coro pegajoso que anuncia líneas con sabor a desazón: “sabias que de todo lo que no dije / habían cosas chicas pero reales". Una pieza cruda, con sólo su guitarra y su voz frente a la confesión, Parra tiene el corazón roto y nos regaló esta bienaventurada y sencilla canción de desamor para ayudarnos a pasar por un momento amargo de nuestras vidas. 

08. Astro - Uno: Esta es una oda al ostracismo en clave groovy que va subiendo hasta transformarse en una masa bailable irresistible. En sus primeros minutos escuchamos a Andrés Nusser enunciando la atomización del individuo desde un templo personal en el que la ansiedad y el auto-reconocimiento son el motor de una búsqueda eterna... suena bastante profundo, pero Astro sabe llevar las líneas para desdibujar los límites del entendimiento y hacer las cosas más simples, así, vamos pasando a un entorno metafísico y espiritual: “soy sólo un bloque del templo, el templo que me ha sumergido” entendemos a Nusser entre referencias a dioses y universos que implosionan, algo bastante sugestivo si entendemos que estos son los momentos más altos de una canción que nunca baja la guardia en sus 6 minutos de exploración bailable, y que además marca el ritmo de un disco muy compacto y luminoso aposta.


07. Le Parody - Hondo Agujero: Con el primer adelanto del segundo disco de Le Parody nos llegó la idea de que este sería una revisión de la música de trance. Con Hondo Agujero, ese coqueteo con los sonidos tribales se hizo más evidente y esa estructura efectiva con trompeta incluida sólo se convertiría en el camino largo para llevar al oyente atento a un trip profundo y sanador. Tal como lo sugiere en sus líneas, Sole Parody cavó un hondo agujero para enterrar sus rencores y con ella bajamos y subimos en un baile infernal e inagotable.


06. Dënver - Mai Lov: Al sur del continente, Dënver coincide en la misma búsqueda que Grimes, un pop acelerado que da pistas sobre la identidad sonora del 2015. Sobrevivientes a una generación de artistas y sellos independientes en Chile, Dënver renace a cada álbum y su última apuesta es la electrónica desprejuiciada, como el punk del pop.

05. Empress Of - How Do You Do It: How Do You Do It es otra pieza concisa a medio camino entre el pop de autor y las tendencias de la electrónica contemporánea. Una marimba omnipresente, un espíritu dance que atraviesa toda la pista con fuerza y frases enamoradizas que destilan hipnotismo, elementos que nos seducen en casi cualquier presentación, aquí Empress Of parece canalizar lo mejor del Daft Punk de Around the World, y es que en forma, esta canción suena como una ráfaga de nostalgia y un flash para la posteridad.

04. La Bien Querida - Música Contemporánea: Líneas y trazos contrarios, rutas en diagonal. La canción se explica sola y explica a su vez, la renovación del sonido de La Bien Querida, que rescata la precisión de sus letras para abanderar una acertada inyección de new wave a su propuesta. Un híbrido entre Jeanette y New Order.


03. Marineros - El Lado Oscuro de Tu Corazón: Marineros hizo de 2015, el año de su debut, dando fin a una tortuosa espera. Diez canciones de amor, más o menos gastadas por haberse ido estrenando durante dos años. El lado oscuro de tu corazón es de las más frescas y adolescentes, que esperó al álbum pero al instante se convirtió en joya y bandera de una nueva generación musical nacida en Chile.


02. Sr. Presidente - La Sociedad (de La Tierra Plana): Con un armamento de sinthes y guitarras ochenteras, Sr. Presidente, el alias de Heberto Añez Novoa (tecladista de tlx) ha creado una incesante cama de ritmos para su distintiva voz. "Toda esa maldita armonía es recuerdo" es la primera frase que le escuchamos entonar cual crooner digitalizado. La Sociedad (de la tierra plana) es una colección de líneas para la posteridad, encuentros generacionales, muertes transitorias y necesarias, y una suerte de analogías que acercan cada segundo de esta obra a la gloria: "hoy nos envejece un pensamiento plano / plano es el estaño de mi perdición".


01. Christina Rosenvinge - La Muy Puta: La canción del 2015 es un afilado autorretrato. Los susurros de Christina Rosenvinge, esta vez se oscurecen para hilar un intenso juego de palabras, como en un poema musicalizado. La artista mira de frente a la muerte y la esquiva, conjura la vejez y con cinismo enumera los juicios a su carrera, ¿poeta maldita o estrella del pop?. La muy puta es bella como el brillo de los cuchillos, y constituye el manifiesto de una artista inquieta, que este año ha abierto una nueva senda en su inventario y en la historia de la música independiente.


Descarga: Mediafire - Mega
***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada