viernes, 3 de octubre de 2014

Elsa de Alfonso y Los Prestigio - Desencuentros (2014)

Considerada una activista incansable de la movida barcelonesa, Elsa De Alfonso ha sabido mantenerse al margen de la edición discográfica, quizá hasta el momento en que sus canciones formasen este enmarañado emocional que es Desencuentros, su debut en EP al lado de Los Prestigio, firmado por el sello español CANADA. 

Surfeando la estética noventera, el dorado y violeta de la portada muestra a la propia Elsa emergiendo de un iphone quebrado, cual alma liberada del yugo tecnológico; de los colores presentes en la portada emergen también los sonidos de este EP, pistas de baja fidelidad con tonos agridulces, elásticos, irreverentes y melancólicos que evocan la música de otras décadas: "una privilegiada ensemble que tiende a la sabrosura del Italodisco, a lo moresco de Claustrofobia, al brillo insultante de Ferrero Rocher... Anti-nostalgia de bailar y llorar."

Cuenta la leyenda de Bandcamp que este quinteto nació en otoño del 2013 cuando Elsa (ex-Villarroel), en su rol de gurú, reúne a cuatro de sus músicos favoritos de Barcelona,  Borja Rosal y Pau Riutort (de Extraperlo) y Marc Ribera y Laura Antolín (de Doble Pletina). Y así precisamente fue como los conocimos en 2013, con su imprescindible single El Oleaje. Una canción de cinco minutos, en los que un vaivén hipnótico de ritmos de antaño sirve para que la voz envalentonada de Elsa se debata entre la nostalgia y el desgarro con mucha gracia y acierto. Al día de hoy, esta se ha convertido en la pieza central de este EP.

A esta se han sumado tres canciones con características particulares. Gardenias, otra buena conocida, es la encargada de abrir Desencuentros con un sonido deslumbrante y claro, la nostalgia combinada con desilusión, la conducción vocal y la presencia de la voz de Elsa más el acompañamiento brillante de los sintetizadores evocadores y las guitarras cómplices. 

El hilo conductor de esta entrega es la desilusión amorosa, pero enmarcada en un raciocinio que a momentos parece estallar en rabia y reclamar con todas (El Oleaje), y en otras, como en Lo Nuestro simplemente entrega concesiones a las relaciones, dejando la puerta abierta a las posibilidades bajo condiciones preliminares. Un sonido más cercano al funk y al dance abre el espectro interpretativo del cuarteto y nos saca una que otra pose y pasos de baile.

En el cierre de Desencuentros se nos da una lección sentimental. Sobre El Amor está basada en concertaciones sobre el tema y anticipa una cachetada certera a las explicaciones previas o el sobre-uso de la palabra amor. Aquí Elsa se luce nuevamente liderando una balada poderosa en la que su voz transita emocionada dejando escapar el aliento y un impulsivo “whou” que seguro viene de maravilla en la puesta en escena de la canción. 

Desde ya anhelamos una continuación, ojalá en LP, del sonido presentado por este quinteto en Desencuentros. Estas súper baladas, valientes y pegajosas, merecen un paso adelante, así como la consolidación del grupo y sus búsquedas particulares. Esta experiencia del descubrimiento, la identificación, la espera paciente y el placer de escuchar las canciones en conjunto nos deja claro que el alcance del aura de Elsa y sus secuaces da para buenos ratos, y esperamos que un buen rato de entregas, los melómanos empedernidos y descorazonados afiebrados lo merecemos. 


...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada