sábado, 5 de noviembre de 2011

Astro - Astro (2011)

Muchos fueron los que compararon el debut de esta banda chilena de neo-folk futurista con la sobre valorada banda neoyorquina MGMT. Sin embargo, yo siempre me he mantenido del lado de los chilenos, en lugar de entregarle un honor fallido a la banda que supuestamente copian. Mientras que MGMT terminó decepcionando a su “público” con un escuálido segundo trabajo discográfico, el sonido espacial de Astro sigue igual de vigente. 

Le disc de Astrou fue la carta de presentación de esta banda, un EP (casi disco) en el cual cada canción brillaba con luz propia, de allí se extraen himnos generacionales como la explosiva Maestro distorsión o la delirante Hongo Atomic. En este, el debut homónimo en LP de Astro, los ganchos inmediatos se dejan de lado y encontrar una canción destacada se vuelve casi una labor de investigador privado; pero a simple vista, hay algo que resulta igual de llamativo a su anterior placa. Astro abraza el sonido característico de la banda, las letras irreverentes, el uso excesivo de las vocales, las distorsiones de voces, la lúdica y la experimentación que siempre van juntas, y nos sirve un trabajo compacto y luminoso que caerá bien a los que esperaban nueva música de la banda y a las almas emotivas en busca de sonidos frescos, pero que difícilmente superará la expectativa que generó su anterior placa. 

El primer single, Ciervos, basada en una estructura de sintes que remontan directamente a Maestro distorsión,  es la pista más cohesiva del conjunto y la que resume las temáticas a esbozar en Astro: Paisajes ecológicos surrealistas repletos de personajes extraños, un lugar al que nos invitan con unas cuantas vocales juntas: "Aeo!". La eufórica Coco me deja un poco indiferente al no encontrar un piso rítmico definido, por supuesto esto es solo mi apreciación; además de esos extraordinarias líneas de sintetizadores, los riffs de guitarra se ganan un lugar preponderante en la ejecución de una pista, a mi parecer, sobre-producida. Mi esperanza en este debut recaía en la emotiva y drogada Pepa, la que pasó de ser una pieza de ukulele a una especia de Calipso paisajístico de proporciones de videojuego. Nuevamente me debato entre el ritmo y la narración que es sin duda le mejor letra de la banda, lo que es mucho decir, ya que sus canciones no superan los tres estrofas. 

Dicho está que Astro no es la banda para buscar contenidos súper pensados en sus liricas, eso lo dejan claro en la cuasi instrumental Volteretas, en la que las vocales se roban el protagonismo sobre unas cuantas líneas y una guitarra acústica llena de personalidad. Mira, está nevando en las pirámides presenta rimas estrafalarias y arriesgadas que encajan y la convierten en una de las mejores piezas del disco. Así como esta última, Astro presenta varias canciones súper rítmicas que subrayan el interés de la banda por armar canciones prestas para enardecer al público que asiste a sus shows. Colombo y Panda, son ambas mis canciones favoritas del disco, seguidas muy de cerca por la ochentera y la más cercana a una canción para la pista de baile de Astro, Manglares

Sin duda la música de esta banda puede resultar retadora para oídos vírgenes u amantes del rock clásico, y en este respecto, Astro sigue siendo una banda relevante y arriesgada en el campo alternativo. Sin tener muchos hits potenciales en esta placa, Astro se las ha jugado por armar un disco con un sonido reconocible y coherente con lo que profesan. 




Descarga: Astro (Gratis hasta el 10 de noviembre) 320 K
...

3 comentarios:

  1. Parece que a nadie le ha gustado mucho Nueces de Bangladesh... y yo encuentro que es el medio tema :S

    ResponderEliminar
  2. Perfecto, a mi novio le mata "PEPA"

    ResponderEliminar