lunes, 31 de diciembre de 2018

Mudanza - 30 canciones recomendadas del 2018


Arte - Castaño
Una mudanza, ardua labor. Elegir como amuletos, prendas, muebles y objetos que acompañen el viaje a otro paisaje. No todo cabe en nuestras maletas, por eso la tarea es casi ritual, repasamos recuerdos, renunciamos, decidimos olvidar, damos en herencia o hacemos ventas de garaje, y así, de nuestros cajones rescatamos al fin, lo fundamental.

¿Qué se irá al 2019 en nuestro equipaje? Treinta canciones, casi todas de amor, provenientes de once países latinos. La estampa de un malquerer, cabellos enredados como cascadas, un bosque de bambú, algunos nombres: Ana, Joane, y una chica favorita. Pájaros, un búho. El cielo azul, un candado, una flor, humo. Una canción con horario, 7 p.m. y hasta un espanto.

Qué buen año, cuán luminoso el futuro.

30. Colombina Parra – La flor 
Del destacado Cuidado que grita extraemos una canción que rinde tributo a dos grandes piezas del enigmático cancionero latinoamericano, Cálculos y oráculos de Juana Molina y Hechicera de Diosque. En una línea semejante, valiéndose de escasos elementos acústicos y "tuturutus" ocasionales, es imposible no sentirse aludido con el relato de La flor, una desesperanza que se rinde al vacío y a las frases alargadas, una tristeza feliz y simple, un oxímoron en toda regla para comenzar un conteo que nos llevará por varios estados del alma para completar la mudanza... Will Balooni


29. Entre Ríos – Temprana 
Luminosa y cristalina, la canción Temprana de Entre Ríos es agua para la sed, llega cumpliendo esa cita anual a la que Sebastián Carreras ha venido acostumbrándonos. Su construcción musical se aleja esta vez de la electrónica y el pop matemático, para abrazar instrumentos más académicos. 

En un dulce desasosiego, su letra visita la antigua metáfora que compara el avance del día y las caras del amor: “En la tarde cambias de forma / y la noche hace cicatrices / la mañana predestinada a verte tal como sos”. Camilo Castaño


28. Torreblanca - El candado
En el prólogo a su nueva aventura, Juan Manuel Torreblanca y su banda se prueban otros trajes. Vestidos ahora con sensualidad y brillos tropicales, invocan al baile en El candado, una canción poblada de detalles: a su esqueleto de voz y teclado se suman bronces, percusiones en clave africana, ornamentos electrónicos, marimba, flauta y hasta un maullido felino, en esta melodía que crece y coquetea con el dembow (o dreambow, el término que acuñarían nuestros queridos Balún) para estallar en un merengue festivo y liberador, cercano a la promesa de su letra, un himno al alivio que trae la renuncia, "para bien o mal, para sobrevivir, para no matar, para qué maldecir, para qué gritar, para irme de aquí, pa' poder llorar". Camilo Castaño


27. Fanny Leona – Mi Chica Favorita
Puede que Fanny Leona sea una de las personalidades más hiperactivas de la escena chilena, a poco tiempo del lanzamiento del disco debut de Playa Gótica ya estaba anunciando su primer trabajo larga duración como solista. Luego de algo más de un año este nuevo proyecto vería luz con Mi Chica Favorita como primer single oficial, un tema que resume el espíritu de todo Ningen al explorar nuevas formas de abordar el pop. Un punto medio entre el synth-pop y los openings de anime como también entre lo inocente y lascivo en el amor. Valdomiro Valle


26. Caliza – El Paso
Caliza es: cruda electrónica, letras de pozo poético y la dulzura diluyéndose en cada canción. De su Mar de cristal (2018), El paso es el momento de mayor reflexión, confirmando la especial mirada de Elisa Pérez, abriéndonos a la bella certeza de sentir esta canción nuestra, escrita para nosotros aquí y ahora: “¿Lo he intentado lo suficiente o me he rendido al empezar? Hoy te miro atentamente, y mañana lo vuelvo a probar”. Camilo Castaño



25. Hazte Lapón - Tú siempre ganas
Una canción de despedida para una verdadera despedida. Los españoles Hazte Lapón han decidido separarse y su adiós tiene altura, un disco doble con canciones de amor, de la más cursi a la más dolorosa, como si estuviéramos ante una versión española del mítico 69 love songs de The Magnetic Fields. En Tú siempre ganas probamos el sabor más amargo, una última conversación, un empezar a remover los escombros con la certeza, al menos, de haber sobrevivido al amor. Camilo Castaño


24. Lidia Damunt - El túnel
El túnel no es una canción sino varias al mismo tiempo, en su melodía descompuesta acontecen abruptos cambios de ritmo, y nos invita a bailar al estilo que más nos gusta: como nos venga en gana. Una primera escucha nos ha dejado incómodos, la segunda: obsesionados. Esperamos que Lidia sepa capitalizar este camino descubierto junto a los buenos Hidrogenesse. Camilo Castaño


23.   Ignacio Herbojo – Dar
En Dar, el sutil planteamiento de Ignacio Herbojo es enriquecido por dulces arreglos electrónicos, baterías y guitarras de la banda que esta vez acompaña y defiende el mensaje de Ignacio, lo proyecta con mayor seguridad, a un mejor volumen. Poblada de bellas imágenes como “Olor a fruta tropical” o “Me siento fuerte, ardo diferente” se nos presenta a un artista más festivo, luminoso, que sin perder el pozo poético articula con sencillez las palabras y se abre al baile. Camilo Castaño


22. Maquillaje – 7pm
Apenas escuchamos la palabra “crepuscular” en la conquista inminente de 7pm, y sentimos su acento costero marcado, sabemos que estamos ante una canción que sirve de retrato a un paisaje conocido, recorrido y melancólico. Maquillaje sigue siendo una artista desconocida para nosotros, pero con esta introducción logró despertarnos un interés que se aviva cada que repetimos el mantra que nos deja: “Con las olas se van los problemas”. Will Balooni


21. Nos Miran – Humo 
Para el público latinoamericano el primer referente tras Humo quizás sea Javiera Mena, artista que a final de cuentas bebe de las mismas fuentes de inspiración que el dúo español. Pero mientras la chilena está sumergida en viajes internos hacia el autoconocimiento Nos Miran apuntan con cierta sutileza al eurodance, el tecno noventero y aquellos temores propios de los sentimientos impulsivos (“Ya es por la tarde, está anocheciendo, y tú no estás”). Otra joya de Elefant Records que esperamos verla brillar cada vez más con cada nuevo lanzamiento. Valdomiro Valle


20. Juan Son – Siento
¡Y de pronto un día ahí estaba él, el mismísimo Juan Son! 
Siento nos tomó a todos por sorpresa, desde los que creíamos que el destino del cantante mexicano era convertirse en un mesías de la música cristiana, hasta los que no tenían fe de su resurrección. Armado de una firme base de sintetizadores y con su peculiar voz, Son sigue los senderos espirituales de su anterior proyecto 7, un “me siento tan amado” es el motivo de esta canción que se debate entre la frialdad del mundo contemporáneo y la belleza oculta en todas las cosas. Con este retorno Juan Son se anotó un hit a la altura de sus ambiciones, uno que nos recuerda el motivo de aquel All is full of love, pero en la voz de otro ángel. Will Balooni


19. Javiera Mena – Escalera
Escalera es todo lo que hemos esperado del álbum Espejo de Javiera Mena, una melodía potente que fácilmente se enmarca con las bases electrónicas de Mena (2010) y en su letra tan escueta como abstracta percibimos al fin una intención similar a esa lejana canción llamada Perlas, de Esquemas Juveniles (2006). La asociación cobra sentido al saber que en ambas aparece la figura del músico Diego Morales, reconocido en el circuito musical santiaguino. Juntos han construido nuevamente una suerte de mantra, y la declaramos canción favorita, tan bailable, tan emotiva, “Ay, por ahí”. Camilo Castaño


18. Elsa y Elmar – Culpa tengo
Una ola de sonidos tropicales arropa esta cuidada composición de Elsa y Elmar, una mezcla que funciona a la perfección como descarga emocional, enmarcada en la línea de las mejores canciones de desamor del año, y por el otro lado, repleta de sintetizadores y percusiones digitales cercanas a la champeta y al dembow, un paso asegurado hacía la pista de baile, y varios pasos adelante en su exploración musical. Will Balooni


17. Los Pilotos con Diosque– Te sobrarán las palabras 
Te sobrarán las palabras es el vuelo más alto del formidable EP que editaron Los Pilotos en 2018, y a la vez el más emotivo. Una letra e interpretación de nuestro querido Diosque sirvió para inmortalizar un esfuerzo trasatlántico a punta de melodías evocadoras y frases para enmarcar: “Ay, cómo te extraño mientras te estoy mirando” o “Cuelgo ropa y aprovecho para mirar el cielo”, una balada de amor no correspondido que deja a nuestro autor ilusionado y expuesto, alejándose entre nubes hasta dejar sus penas en el horizonte. Will Balooni


16. Ases Falsos – Mala Fama
En los últimos años la existencia de Cristóbal Briceño se ha convertido en uno de los temas favoritos y más cansinos a la hora de hablar de música independiente latinoamericana. Si bien sus respuestas a temas de interés contemporáneo no son las más populares del internet por momentos pareciera que el debate cae en el mensajero antes que el mensaje. Mala Fama hasta cierto punto es su respuesta al tema, canción de excelente composición y dividida en dos partes que tratan líricamente de representar las fortalezas y vulnerabilidades de su protagonista. Valdomiro Valle



15. Porter - ¿Qué es el amor? 
Como una oración, esta canción de Porter se extiende solemne, sencilla en su interrogante, el amor: “¿Será algo que ya viví? ¿Será que lo puedo sentir?”, sobre una fina capa electrónica relucen instrumentos ancestral, en una evolución de su Moctezuma (2015), más sofisticada, más abstraída, y aun así épica. Imperdible su videoclip, que supo dejarnos sin aliento. Camilo Castaño


14. J Balvin con ROSALÍA – Brillo
El crossover que no sabíamos que necesitábamos hasta que lo escuchamos. Los artistas pop más grandes de Colombia y España que el 2018 ha podido ver se unieron para entregar uno de los temas RnB más curiosos y seductores en toda la música latina. Llena de frases que pasaron de lo anecdótico a lo viral y ahora forman parte de la cultura popular (“Estoy brillando con highlighter ¿No lo ves?” y “He subido quince stories” son dos de las más conocidas y solo estamos hablando del primer verso). Toca ver que tan bien envejecen estas referencias con el paso de los años, pero nadie quitará que este fue uno de los hitos que el 2018 dejó para la música en español. Valdomiro Valle




13. Vanessa Zamora – Solegrande
Las canciones clásicas de pop siempre hacen referencia al amor romántico y al dolor ocasionado por las relaciones frustradas, muy rara vez una tonada pegajosa habla de la reivindicación de la soledad como estado de fuerza. Solegrande de la mexicana Vanessa Zamora se erige como esa rareza afortunada en 2018, una canción grandilocuente y sosegada que brilla por sus arreglos cuidados, su interpretación y por recordarnos la importancia y la belleza de estar solos en un mar de miedos. Will Balooni


12. Balún – El Espanto
Hace casi cinco años Balún comenzó a generar interés del público latino gracias a Años Atrás, canción que sirvió de vitrina para conocer el “dreambow”, propuesta original donde se mezclan ritmos centroamericanos con los sonidos etéreos del dream pop. El Espanto más que una continuación debe considerarse como una consolidación, canción de cinco minutos donde la base rítmica de un reggaetón experimental contrasta con unas vocales empáticas desde el inicio (“Tú necesitas un buen despojo/ Un año sin pensar”), girando cerca al final hacia el drum & bass. Toda una pequeña isla paradisíaca en formato mp3. Valdomiro Valle


11. Alex Anwandter – Axis Mundi
De las canciones que componen el álbum Latinoamericana, Axis Mundi es la de mayor cercanía a los himnos de Rebeldes (2011), un canto desenfadado, a la libertad y a la urgencia del amor, aun en tiempos hostiles. Alex Anwandter, estampa de un pop perfecto y santo de nuestra devoción. Aquí una bella imagen: “Me enamoré, Cristina, de tu voz de hombre”, y en su contagiosa simpleza pronto estamos coreando: “¿Por qué el mundo siempre mira mal / a quien no evita ser distinto?”Camilo Castaño


10. Christina Rosenvinge – Ana y los pájaros
“Una semana hizo leyenda", ¿Acaso una oda al amor efímero? ¿una suerte de exorcismo? Ana y los pájaros la canción que aún intentamos descifrar. Con el aumento de las escuchas logramos vibrar con su intención, o ingenuamente creer que le hemos comprendido: es esta una celebración a la amistad, al amor, que se sucede con ímpetu y velocidad para pronto esfumarse, y aunque parezca ardua esta tarea, cuánta alegría trae entender que de pocos días de belleza, podría vivirse como de un amor muy largo, "Cuando acabe el mundo, que se acabe así". Camilo Castaño




09. Gepe – Joane 
En un pop más directo, Gepe nos regala la bella Joane, inspirada y dedicada a Joane Florvil, inmigrante haitiana que murió en Chile, crudísima historia de la que Gepe extrae este luminoso himno, aquí pasa de la poesía y en prosa nos exige reflexionar sobre la xenofobia y la indiferencia, un gesto que sacude y remata un disco conmovedor. Camilo Castaño


08. Santa Madero – Pero Frágil
De sacarse estadísticas esta agrupación peruana debe ser una de las más jóvenes en posicionar una de sus canciones en algún top 10 de el amarillo, mérito encima logrado al primer intento. Pero Frágil, pese a ser el single debut del quinteto cuya edad roza los 18 años, goza de la sensualidad y paciencia propia de quien lleva tiempo acostumbrado al minucioso obraje de melodías pop, reteniendo aquella inmediatez propia de la juventud a favor de la sutileza y el uso de sampleos a clásicos de la salsa que sorprenden una vez que llegamos a enterarnos de su existencia. Un inteligente primer paso para una carrera todavía llena de misterios. Valdomiro Valle


07. Empress of – I Don’t Even Smoke Weed 
Us de nuestra diosa Lorelei Rodriguez, a.k.a. Empress of, es un álbum repleto de joyas, tan poderoso que ha sido capaz de opacar al de Blood Orange, su maestro. De este tesoro, que es toda una oda al enamoramiento, nos quedamos con esta canción por tres razones: lo sexy, con ese "I'm in the palm in your hand, eating at the palm of your hand" que suena hasta un poco sado, lo divertido de su confesión de abstemia, y sobre todo, ese increíble sintetizador que brilla en medio de la canción y nos obliga a bailar. Camilo Castaño


06. Mr. Bleat – Búho
Búho reluce por su sofisticación y cuidado, aquí todos los elementos han sido milimétricamente instalados para lograr el efecto deseado. La voz fantasmal de Sara Rodas, y los conjuros programados de Alejandro Bernal y Pablo Ángel vuelven esta pieza una adicción instantánea, un verdadero conjuro de magia negra. De ánimos narcóticos, el estado de sueño es sugerido y con él coqueteamos durante estos cinco minutos, "Cuando la noche se apaga no puedo dejar de pensar en ti, pienso en tus ojos y no quiero ver el fin, no quiero ver el fin"Will Balooni


05. Jaloo y MC Tha – Céu Azul 
Céu Azul se vale de la cadencia rebajada de la samba y de la electrónica para presentarnos la química explosiva de Jaloo y MC Tha. La dupla confeccionó una colaboración impecable que da igual protagonismo a las partes. Jaloo desde su histrionismo y una letra llena de pasajes simbólicos que versan sobre las despedidas imperativas, con un cuidado exquisito de la rima y las métricas: "Agora que sabe, tem medo de mim / Mas no seu lugar eu também teria". Mientras que MC Tha nos roba el aliento con su interpretación, su voz fantasmagórica que gana todos los elogios que su compañero le merece: luz y paz, esperanza y elegancia. Will Balooni


04. Silva – A Cor É Rosa
A cor é rosa fue el primer acercamiento a Brasilero, el disco con el que Silva rinde homenaje a sus raíces musicales y culturales. Aquí Silva saca a relucir su arsenal de percusiones, la cadencia tropical, los vientos decorativos, mientras mantiene la mezcla restringida, el objetivo no es explotar en pedazos ni exprimir las influencias, sino colorear cada nota para que todo quede en el punto perfecto entre calma y baile. 

El encanto incrementa cuando descubrimos que estas notas acompañan una letra de amor y celebración a la vida. Entrañable esa segunda estrofa que arranca de forma inesperada, manteniendo la frescura, la sorpresa, ese acento que lo acerca cada vez más a Caetano y que nos asegura un escape del bullicio mental durante casi cuatro minutos de notas cálidas y amorosas. Will Balooni


03. Maria Usbeck - Bosque de Bambú
Ya nos preguntábamos qué camino tomaría Maria Usbeck después del bellísimo Amparo (2017), y nos complace saber que continúa escribiendo en español tras el reencuentro con los paisajes sudamericanos de su infancia. Si aquel disco estaba poblado de tesoros, letras dulces, melodías efectivas y un sin fin de ornamentos orgánicos, Bosque de Bambú va más allá y en su espíritu bailable nos entrega una perfecta canción de amor, excusa para una nueva interpretación del trópico bajo la sofisticada mirada de esta brillante neoyorquina. “Altos, casi tocando el cielo, son tus deseos, son mis deseos”. ¡Y qué decir de la portada! Una fotografía maravillosa de una tortuga a punto de usar un labial carmesí. Camilo Castaño


02. Los Besos – La cascada de tu pelo enredado
Una letra de Francisco Garamona es musicalizada por Paula Trama en una suerte de colaboración que brilla como el astro más resplandeciente de la constelación que es Copia Viva, el cuarto disco de Los Besos. De aquí extraemos imágenes cristalinas y sensaciones reconocibles, el encantamiento inexplicable: “Volteé en la esquina de tu casa / Y viendo en tu ventana luz imaginé / La cascada de tu pelo enredado”, el sentimiento de inferioridad: “Caminé por las calles de tu barrio / De tu barrio infinitamente / Superior al mío”, y la angustia por la pérdida: “Tuve miedo de no encontrarte jamás”, un coctel de emociones adolescentes tan angustioso como urgente. Will Balooni


01. ROSALÍA - BAGDAD (Cap.7: Liturgia) 
Rosalía tiene tela para cortar y con esta elección creemos llegar a la cúspide de emociones del 2018, un año en que la vimos retarnos con Malamente, conmoveremos con Pienso en tu Mirá, y embrujaremos con su hit definitivo, Bagdad

La referencia del título se extrae de un bar de encuentros sexuales en Barcelona que sirve de casa para este capítulo litúrgico en el que las voces ecoicas y agudas de la Rosalía resuenan como un adorno que cubre todos los recintos en los que se encuentra el oyente. Por ahí viene esa otra excusa en el sampleo de Cry me a River, un ingenioso giro al cual se le saca el mejor partido y se transforma al antojo de los creadores y productores. 

Como buena hija de su tiempo y con una suerte de exploradora, Rosalía construyó en Bagdad un fuerte al que los amantes del pop barroco pueden acudir en búsqueda de inspiración y en la que los nuevos oyentes se desviven fascinados por el encanto y el dolor adornado por las mieles de un amor trágico, ese Malquerer del que todos hemos sido testigos complacientes. Will Balooni


Descarga: Mudanza

~ ~ ~


viernes, 28 de diciembre de 2018

Sofía Oportot - Estilo de vida (2018)


Injusticia divina. La diosa Sofía Oportot está de vuelta y el mundo aún no se entera. Confiamos que el correr de los meses le otorgue notoriedad a la espectacularidad de su Estilo de vida (2018) pues aquí en nuestro corazón, ya comparte pedestal con los lanzamientos de Alex Anwandter y Javiera Mena este año.

Ahora más que antes, en las canciones de Sofía se percibe la presencia de sus proyectos paralelos: Quierostar y algunas remembranzas a LuluJam. Así, Soy robot nos conecta en primera medida con la discografía de los Quierostar, en su helada melodía electrónica y esa letra que construye una vez más la divertida imagen de una Sofía robótica, plástica y enajenada.

Esa familiaridad es prontamente alterada en Poco y nada, un hit inmediato que parte de una ingenua estructura reggaetonera cercana a las canciones de La Factoría, todo un reclamo bailable, "Ser amigas o enemigas, conformarse con mentiras". Rindámonos pues ante un nuevo himno gay.



Futuro incierto nos devuelve a la Sofía más dulce, en un mid-tempo dedicado a enunciar anhelos y temores, a la ansiedad que bien conocemos y el deseo loco de ser otros. "¿Quién no ha soñado con escapar?", "No se necesita nada más para volver a comenzar: una silla, una cama, las paredes blancas".

En Víctima potencial, una espléndida letra nos plantea una importante reflexión, con expresiones como "aprobación virtual" y "escasa identidad". Un personaje que atraviesa la ciudad a altas horas, inconsciente de su propia fragilidad y sin mucha intuición del peligro (¿Acaso una anécdota-Grindr?). Perfectamente atada a la oscuridad de Código Vampiro, sumergidos ya en ese nocturno peligro.



Dos colaboraciones enriquecen este Estilo de vida: Putochinomaricón en la insinuante Lolita 2000, exhaustiva descripción de una tecnológica femme fatale, y Tadzzio participa en nuestra canción favorita, Amigo virtual, que en una actualizada versión de Pimpinela, o un Computer love de Kraftwerk, nos narra la historia de amor que se hace y deshace en la ligereza de la Internet. "Justo apareció tu última actualización y le he dado corazón", "Hiperrealidad que me hace dudar si es que existes en verdad", "Si pudiera reiniciar la sesión en mi interior", muchas buenas oraciones, urgen camisetas con ellas estampadas.



Guibaby es el retrato de un amor que se divide entre la obsesión y la ternura, Sofía contempla al objeto de su deseo, su efebo aterciopelado, de "olor a miel y vainilla".

Pero la despedida a este disco adorable no será suave: Sola y aburrida nos dice adiós, "El mundo afuera da vuelta y lo hace sin mí", y de esta línea nos aferramos, esperando contradecirla, pues aunque disfrutemos la condición de outsider que tiene Sofía Oportot, esta vez esperamos ocupe su lugar en el Olimpo del pop chileno.

+ + +

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Andrea Balency - Around and Back and Around (2018)


Resultado de imagen para andrea balency around

Años llevamos enamorados de Andrea Balency, de su brillo y su intermitencia.

Desde su presencia en Torreblanca, y el trío que en paralelo nos dio el hermoso disco Mizraïm (2010), pasando por covers a El Guincho, Lisandro Aristimuño, mejores que sus originales, y dos EPs: Lover y luego Crystals, que en su sutileza confirmaban el talento y la curiosidad incesante, en su sonido orgánico o vestida de electrónica, siempre nos dio la belleza.

Años después atestiguamos un audaz regreso. Around and Back and Around es un EP que se percibe espontáneo, inteligente, abriendo otra brecha en los caminos recorridos por Andrea. En íntima elaboración ha producido, interpretado y hasta pintado la imagen de su portada, que bien señala la aspereza, el movimiento, cuerdas que se rasgan sobre amplias texturas, percusiones casi salvajes, y voces como mantras, el genio de Andrea corriendo en plena rebeldía. Downmotion, Tombling y Walking, las tres canciones que lo componen y se refieren directamente al cuerpo y su velocidad.

Esperamos entonces que este breve EP sea solo insinuación de una impetuosa corriente, y que ojalá entre su cauce, arrastre algunas canciones en español.


- - -

domingo, 25 de noviembre de 2018

Los Besos - Copia Viva (2018)


Ninguna nota es una nota.

Este texto lo escribí de camino a casa con unos audífonos baratos y la osadía de hacer todo el trayecto mirando la pequeña pantalla de un iPod, seguro de mis pasos y el acompañamiento inigualable de la música para protegerme de todo mal. 

… 

A lo largo de estos años Los Besos han logrado consolidar un cancionero enriquecido por los poemas de Paula Trama, encajando cada frase inolvidable en un pack de canciones concisas y directas que les ha hecho merecedores del título de reyes de la corta duración en nuestro sitio. 

Casi siempre amor a primera escucha, la inmediatez con la que las palabras de Trama se acurrucaron en nuestro imaginario musical los ha mantenido en nuestro top de referencias del cono sur de América, en consonancia con una cúspide creativa que se reafirma con cada nuevo lanzamiento. 

Copia viva llega a cumplir la cita anual a la que Los Besos nos han acostumbrado. Ya instalados en nuestros corazones fuimos enceguecidos a su encuentro, y gratamente sorprendidos por su contenido alcanzamos a descubrir algunas joyas en su tracklist. Pero esta vez no fue la inmediatez la que nos sedujo, hay aquí otro tipo de amor en juego, uno que se construye con los días, con las escuchas, con el acompañamiento diario, con los espacios para descansar y con los reencuentros. 

Recuerdo escuchar las dos primeras canciones y decirme: "esto es estar enamorado", “este es un disco de amor", varios meses después confirmo la aseveración primera. Me he dejado seducir dándole espacio a las canciones, dejándome sorprender con el reencuentro y las nuevas lecturas de este objeto de deseo, una copia conforme al amor por muchas cosas.


El disco arranca con El Dron y con ella la primera dedicatoria, a “lxs amigxs”, de paso una lectura nueva, un amor poco dedicado en canciones pop. Una réplica necesaria se puede leer en la hermosa Amazonas: “A lo lejos veo algo / Amazonas / contra el viento / Y acá están / aerosoles en las manos / sientan bien / este fuego y remolinos”, vivas imágenes de mujeres revolucionarias en pie de lucha, con la poesía como bandera. 

La ironía más grande del disco es la misma que le da título. “Jamás hice una canción de amor y tal vez esta va a ser la primera” anuncia Trama en los primeros segundos de Copia viva, una meta-canción sobre los hits que plagan las emisoras románticas, una seudo canción de amor que lejos del cliché recurre a un entramado de sintetizadores y “tutu tutus” para dejarnos con esa falsa sensación de haber escuchado la más grande declaración de amor de nuestros tiempos, o la más fiel copia de una.


Leer las canciones sin música es otra experiencia. Podemos desgranar este disco en un nuevo set de frases inolvidables y obtener otro producto de Los Besos. En Telón por ejemplo, recurren a la imagen del espejo roto dándole un giro de tuerca a la superstición: “Tenía que romper otro espejo / volver de la muerte / tenía que romper otro espejo para que soñemos más fuerte”. Abiertos todos los sentidos, en la juguetona La Melodía palpamos un estado entre la calma y una suerte de sentimiento comunitario: “Las melodías / que los vecinos silban / son mías / Las vidas / que los vecinos imaginan / son mías”. 

Pasando por conceptos como el “Exotismo fantasmal” (Albañíl), o frases triunfantes como "Voy envuelta en tejidos baratos / Entre cientas de rambos vedettes" (El Dron), Los Besos se han asegurado un nuevo cancionero entrañable, el cual han sabido cerrar con broche de oro con la canción más sonrojante de su repertorio. 

La Cascada de tu pelo enredado, una letra de Francisco Garamona es musicalizada por Trama en una suerte de colaboración que brilla como el astro más resplandeciente de esta constelación. De aquí extraemos imágenes cristalinas y sensaciones reconocibles, el encantamiento inexplicable: “Volteé en la esquina de tu casa / Y viendo en tu ventana luz imaginé / La cascada de tu pelo enredado”, el sentimiento de inferioridad: “Caminé por las calles de tu barrio / De tu barrio infinitamente / Superior al mío”, y la angustia por la pérdida: “Tuve miedo de no encontrarte jamás”.


Entre amores adolescentes, revolucionarios, imposibles y pausados transcurre el disco más extenso de Los Besos. Conjuros de alta producción y detalles encantadores en cada canción, ese llamado "exotismo fantasmal" embruja con efecto duradero, lejos de la inmediatez y con la misma contundencia en la presentación de estas cortas canciones, Copia Viva se erige como un testamento de la belleza de las cosas sencillas, una reproducción indeleble del amor que nos ronda en los lugares habituales, una pausa necesaria para respirar y continuar la marcha convulsa de nuestros tiempos.   

"Es global este fuego que ves".


Descarga: Copia viva vía Bandcamp name your price
💙💚💛🧡💜🖤

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Canción: Louta - Todos con el celu


Enchastre, el segundo disco del argentino Louta ya está al aire, y con él vamos descubriendo los nuevos atrevimientos del personaje creado por Jaime James. 

Los sonidos del mundo parecen confluir en los discos confeccionados por James. Con su primer intento logró hacerse a un nombre en la escena alternativa argentina y con Enchastre parece consolidar una figura que podría ser clave para entender a donde van a parar las nuevas corrientes y como la música hecha en nuestro tiempo influencia a los creadores coetáneos. Esperamos extender esta reflexión en una reseña del disco, mientras, lo que nos atañe.

A varios niveles por encima de Puede ser, el sobrio single principal, Todos con el celu se inspira de las bases del funk carioca y lo transforma en una bomba avant garde que versa sobre males contemporáneos reconocibles, una crítica mordaz que se diluye en explosiones rítmicas a la medida de una muchedumbre sudorosa. Celulares al aire, un mar de luces en un recital, fuegos artificiales y un descontrol contenido en dos minutos cincuenta, ¿no es de eso que se trata esta era? 


🔥🔥📱🔥🔥

martes, 20 de noviembre de 2018

Vídeo: Christina Rosenvinge - Ana y los pájaros




Un año atrás recibimos Ana y los pájaros como primera gota de rocío en el amanecer de Un hombre rubio, disco perfecto que ha iluminado nuestro año. Y aunque esa temprana canción no pareció fascinarnos, el tiempo y un arduo aprendizaje la han hecho nuestro himno. Hoy por hoy nos reconocemos en ella y su llamado a amar lo que es mortal, atesorarlo y llegado el momento: dejarlo ir.

Ahora en imágenes vuelve a nosotros y en una impecable versión en directo se refresca y nos refresca. En las manos y ojos de CANADA, atestiguamos un concierto de Christina Rosenvinge y su banda ante un auditorio desierto, y entre las tomas de su presentación, misteriosos frames de nuestra musa recorriendo el majestuoso Teatro Carlos III, en escenas que recuerdan a David Lynch y a Ingmar Bergman y nos hablan del humo, la tenue luz, lo que está pronto a desaparecer.

Y con estas palabras de amor, suavemente anunciamos que pronto verá la luz un proyecto de meses en el que, en compañía de grandes y queridos artistas, rendimos homenaje a un disco de Christina Rosenvinge que ha cumplido diez años, Tu labio superior. Pronto nuevas pistas.



Christina Rosenvinge
🐦🐦🐦👩🐦🐦🐦

jueves, 15 de noviembre de 2018

Vídeo: Torreblanca - El candado



En el prólogo a nueva aventura, Juan Manuel Torreblanca y su banda se prueban otros trajes. Vestidos ahora con sensualidad y brillos tropicales, invocan al baile en El candado, una canción poblada de detalles: a su esqueleto de voz y teclado se suman bronces, percusiones en clave africana, ornamentos electrónicos, marimba, flauta y hasta un maullido felino, cada uno ocupando su lugar y su tiempo en esta melodía que crece y coquetea con el dembow (o dreambow, el término que acuñarían nuestros queridos Balún) para estallar en un merengue festivo y liberador, cercano a la promesa de su letra, un himno a la inflexión, al alivio que trae la renuncia, el arrancar los gajos secos de un amor que ha dejado de ser, para dar lugar a nuevos brotes, "para bien o mal, para sobrevivir, para no matar, para qué maldecir, para qué gritar, para irme de aquí, pa' poder llorar".

Y el videoclip, una suerte de terapia de pareja futurista en la que dos apuestos personajes se someten a un abstracto ejercicio de discusión: entre la pelea física, el baile y el ímpetu sexual, con ese aire a Running up that hill de Kate Bush, hombre y mujer se enfrentan, se hieren y se funden, en la ardua, lenta, casi eterna, tarea de decir adiós.


🔗🔗🔗

viernes, 2 de noviembre de 2018

Video: Fanny Leona - Mi chica favorita




"Quiero saber de ti, quiero saber de ti / quiero robar tus fotos, dejarlas todas para mí".

Cada canción hace de ventana, y hoy en Mi chica favorita miramos nuestra propia adolescencia, en su arrebato y su ingenuidad, y acaso la perversidad de que es capaz un enamorado.

Dulces sonidos electrónicos acercan a la chilena Fanny Leona al tontipop de Elefant records que tanto hemos disfrutado, y un poco a la última dirección que tomaron los Dënver. Juguetes, fotos instantáneas, chicas kawaii, tonos pasteles que contrastan con un traje negro y una letra pegajosa como chicle, nos tienen en loop infinito, recordando y anhelando esa locura del amor más edulcorado, entre nubes de algodón de azúcar y cartas escritas a mano.

Seguimos así el camino de esta novel e inquieta artista, quien además de ser la vocalista de Playa Gótica nos había regalado ya una canción solista llamada Disco Funny, que ahora ha desaparecido de sus cuentas oficiales para señalar esta canción como un verdadero nuevo comienzo.


👩👩

sábado, 20 de octubre de 2018

Descarga: Santa Madero – Pero Frágil


Atípico caso el que se ha dado en Perú con Santa Madero. Pocas veces una banda tan joven (¡la media de edad entre sus integrantes es 18 años!) ha generado tanta expectativa en público y prensa especializada, un hecho especial dentro de una escena musical que ya se encontraba acostumbrada a los nuevos rostros debido al recambio generacional que se ha ido dando en los últimos años. El hecho se vuelve más curioso al notar que el sexteto cuenta con tan solo una canción disponible en las plataformas de streaming ¿acaso no será este otro caso de precipitación encubierta como entusiasmo?
 
La respuesta la puede dar cada persona que escuche Pero Frágil, una sensual pero elegante carta de presentación que se extiende entre percusiones de salsa, RnB de tintes setenteros y dream pop contemporáneo. La canción triunfa al incitar pero en ningún momento ofrecer de más. La banda cambia los impulsos propios de su edad por maestría compositiva, optando por una fina y controlada sensualidad presente en cada verso, coro, quiebre dramático o momento instrumental. De verse uno forzado a encontrar un símil en la música latina contemporánea lo más cercano sería la ya icónica Tártaro de Buscabulla. Ambas canciones, en sus respectivas distancias, entregan un sonido flirteante, en gran parte debido al labor de sus vocalistas, como también una notoria vena latinoamericana al evocar a estrellas de décadas pasadas: mientras los puertorriqueños nos recuerdan líricamente el legado de Frankie Ruiz los peruanos algo similar con Rubén Blades gracias al uso de sampleos.

Luego de escuchar Pero Frágil quien aún posea dudas sobre Santa Madero bien puede pasar como una persona severamente precavida. Por el momento, viviendo el presente, nos quedamos con el goce propio de todo aquel buen descubrimiento musical. Es mejor vivir esta joven promesa pop paso a paso, que nos siga haciendo ilusiones en la cabeza de a pocos con cada nueva canción.



Santa Madero
Descarga: Pero Frágil (name your price vía Bandcamp)
🥀🥀🥀

jueves, 18 de octubre de 2018

Canción de la semana: Empress Of - I Don't Even Smoke Weed


Este viernes verá la luz de nuestras pantallas el esperado segundo disco de Empress Of, el alias con el que Lorely Rodriguez nos ha descrestado, conmovido y puesto a bailar desde el 2013. Us, como se titula el disco, se anticipa con claros signos de conquistador gracias a un sonido que invita al oyente y lo libera del compromiso de la identificación por la vía del drama. 

Ya lo habíamos anunciado con When I'm With Him, lo que Rodriguez representa y viene construyendo es muy relevante para la escena y la música contemporánea, y este nuevo adelanto no hace más que ratificar nuestra fe. 

I Don't Even Smoke Weed en palabras de su autora, habla de las cosas que hacemos estando en pareja aunque las odiemos, su lectura es tan cristalina que asusta un poco la sinceridad con la que Lorely acierta al combinar el ritmo con sus declaraciones de amor crudo: 

"I fuck up everything
Find myself embarassing
You don't seem to mind
Just as long as I'm
Honest everytime" 

Sin apartarnos de la letra confesional, I Don't Even Smoke Weed reluce como una joya armada de sintes arriesgados y remarcables, como esos teclados ochenteros que estallan con el falso coro, en esos combativos "Shock" que se erigen como la consumación de una intención, de un riesgo que paga todos sus frutos. 


🖤🖤🖤

Video: Hijos - Luces de San José




Un alto arcoíris anuncia el regreso de la banda costarricense Hijos tras su sutil debut, NU9VE (2016), una colección de canciones que aun en su timidez siguen haciendo eco en nosotros.

Las Luces de San José alumbran con más fuerza esta vez, y en una correspondencia de colores y sonidos, disfrutamos su dulce experimento. Ante nuestros ojos desfilan los guapos integrantes de la banda y Pablo Rojas, líder y protagonista del videoclip, comparte miradas con una jovencita que baila bajo las luces siempre cambiantes, figuras y efectos se proyectan sobre los cuerpos en una interesante exploración del formato vertical.

Y la canción (de amor, por supuesto) resuena en nosotros con su ingenuo "Tengo que volverte a ver, tengo que decirte que", bailamos también bajo esa cascada de colores con la esperanza de un reencuentro, de un regreso, como el que hoy hace esta banda querida.


💫💫💫

miércoles, 17 de octubre de 2018

Canción: Cuco - Amor de Siempre (Mariachi Version)



En esta ocasión El Amarillo destaca por primera vez la obra de este artista independiente que pasea en sus hombros todo un movimiento cultural.

Omar Banos o Cuco es de padres mexicanos y originario Hawthorne California. Con sus dos materiales en formato digital en su historial nos ha presentado el lado más rosa y novelero del pop alternativo. Wannabewithu EP en 2016 y Songs4u EP del año pasado se titulan sus inicios en la industria musical, y los que le han facultado crecer como músico y poco a poco abarrotar diversos auditorios en Estados Unidos y Europa.  Es conocido además porque ha interpretado covers de canciones de Los Panchos y de Kali Uchis, entre otros artistas por los que profesa admiración.  

Su sello característico ha atraído los sentidos de la audiencia alternativa entre otras cosas, por su forma de escribir.  Con un fundamento bastante romántico, sin analogías rebuscadas o adornos, simplemente exponiendo emociones de la forma más visceral, intensa y vulnerable en donde poco o nada importa sonar cursi.  Los colores del amor y el desamor hacen parte de su trabajo, así como una mezcla espontánea entre el español y el inglés que atrevidamente pueden cohabitar en la misma pista: “Oye cariño, sólo pienso en tí when I wake up in the morning until I go back to sleep” (Lo Que Siento).

Su más reciente canción no pertenece a su último trabajo Chiquito EP (2018), sino que es una nueva versión de Amor de Siempre para Red Bull Music. La misma es un homenaje a sus raíces mexicanas y a la música que sonaba en su casa desde niño. Si bien ya la habíamos escuchado antes, los nuevos arreglos vienen acompañados de violines, trompetas, arpas, así como del grupo de mariachi Lindas Mexicanas que tienen una aparición en el vídeo clip estrenado hace poco, una representación del amor en sus distintas formas, en las vidas de personas auténticas.

Amor de Siempre podría perfectamente encajar en una película de romance en donde el héroe, a pesar de los miles de obstáculos, logra finalmente ganarse el corazón de la chica de sus sueños. El mensaje oculto tanto de esta pieza como del proyecto de este chicano es directo: en un planeta sobre el cual muchas veces nos preguntamos si evoluciona para bien o para mal, el machismo debería ser erradicado. El amor es el sentimiento más universal que existe y los prejuicios de antaño que hacían ver con desdén y malos ojos a los hombres sensibles ya no tienen cabida en estos tiempos.

Podríamos decir que Cuco es un abanderado de la latinidad en la escena alternativa actual. No dejen pasar la oportunidad de escuchar Chiquito EP que además de una dulce carga de sintetizadores, viene también impregnado de hip hop y líneas rápidas. 


🎻🎻🎻

lunes, 15 de octubre de 2018

Alex Anwandter - Latinoamericana (2018)




Alex Anwandter, estampa de un pop perfecto y santo de nuestra devoción, diría alguna vez en una entrevista, que participando con sus canciones en algunas protestas juveniles se encontró incoherente al interpretar letras de amor cuando la realidad inmediata parecía exigir su comentario.

Nacieron así las canciones de Amiga (2016), tan bailables como insidiosas, que aún valiéndose de la balada de amor, cuestionan las relaciones otras que orbitan nuestros afectos: el eco de las decisiones políticas, económicas, y el lastre de anticuadas normas sociales.

Ya en esa transición se fraguaba una ambición más honda. Desde su título, Latinoamericana (2018) anuncia grandilocuente ser la expresión no del yo sino de un rostro variopinto y mudable, el rostro latino. La esperanza entonces será vernos reflejados en el espejo de agua que promete ser Alex entre la flora de su portada, aves del paraíso y monsteras, mirándonos de frente. ¿Lo habrá conseguido?

“Niño, eres la peor”, el juego de palabras en su primera canción nos regala una referencia histórica: Malinche, aquella mujer indígena que se hace intérprete y amante de Hernán Cortés en el tiempo de la conquista española al imperio mexica, encarnando así la imagen de la traición, pero también del mestizaje. Alex pronuncia el nombre como agravio y acusa a un hombre contemporáneo de ser “Serpiente, Malinche y seductor / te das vuelta y de repente ya te crees nuestro señor”, mientras en la fría estructura electrónica se filtra algún detalle tropical.

Locura estalla a continuación, oda al sinsentido y el espanto ante un rumbo político que nos arrastra a los valores rancios que tanto hemos querido dejar atrás. Y ante la preocupación, una respuesta estoica: “Nada puedes tú hacer, solo puedes entenderte a ti”. Pronto aceptamos, con asombro dolido, que esta es la única canción de bailable vocación en el álbum, el resto de pistas se han vestido de sobriedad y alcanzan apenas destellos de ese ímpetu.


Dulce en su letra y metálica en su melodía se extiende Latinoamericana con su intención política a media tinta pero que nos enternece con el “Yo soy negro de amor”, y hasta imaginamos una novela histórica de amor homosexual e interracial en tiempos de Conquista, “Perfecto, entero, para mí eres como una flor / el hombre blanco es un diablo y tú eres amor”.



Y en una canción sobre las canciones, Vanidad hace un reclamo a los viejos ídolos musicales que ocultaron secretos (¿Acaso su sexualidad?¿Acaso Miguel Bosé o Camilo Sesto?) y a los que presas de su propia ambición sucumbieron a tratos sucios, o simplemente miraron con indiferencia a un mundo que pedía su compromiso.

Dos canciones en portugués que jurábamos refrescarían el disco, cayeron como agua demasiado helada, Um girassol da cor do seu cabelo y Olha Maria, covers correctamente interpretados que lucen como meros interludios en el avance de Latinoamericana, una oportunidad desaprovechada, creemos, para dotar de épica y riqueza instrumental a este retrato de lo latino.

Axis Mundo, en su gran parecido a la gran Rebeldes (2011), se hace himno desenfadado a la libertad y a la urgencia del amor, aun en tiempos hostiles. Aquí una bella imagen: “Me enamoré, Cristina, de tu voz de hombre”, y en su contagiosa simpleza pronto estamos coreando: “¿Por qué el mundo siempre mira mal / a quien no evita ser distinto?”.

Y la favorita: Canción del muro, un llamado. Sin consideración, sin piedad, grandes y altos muros construyen ante nosotros, y será labor diaria echarlos abajo, pues hay tanto qué hacer allí fuera, “y empezamos a pensar cosas nuevas, en vez de obedecer”. Una dura melodía que crece y arde en el pecho, la canción protesta más sofisticada, ¡Qué acierto! Y otra simple pero afilada sentencia: “La vida se va, hagamos que valga la pena”.



El disco nos precipita a su final y a todas luces no parece habernos conmovido lo suficiente, le disfrutamos sin la fiebre de sus antecesores, y mucho menos hemos recibido el iridiscente mosaico sobre la identidad latinoamericana que imaginamos, apenas si unas piezas irregulares, algunos cristales y piedras. Pero, ¿no sentimos acaso, que lentamente van brotando en nosotros mismos las palabras y las inquietudes? que estas canciones son verdaderos “growers”, semillas aquí plantadas que en el tiempo atesoraremos y hoy lentamente nos invitan a reconocernos desde nuestras orillas, a saber ser, al fin, hijos de nuestro tiempo. “Ya no tengo miedo, vamos a la marcha”.


🌱🌱🌱