viernes, 1 de julio de 2016

Single: Diosque - Toca mis huesos (con Julieta Venegas y Molly Nilsson) (el veredicto)




El dos de julio es el cumpleaños del cantautor argentino Juan Roman Diosque, mejor conocido por su constante alias Diosque, y para celebrar la ocasión acaba de liberar un single doble en colaboración con Julieta Venegas y Molly Nilsson; un muy anticipado regreso luego de romper barreras con su disco de 2014, el inmarcesible Constante

Parte de nuestra redacción presenta sus primeras reacciones sobre este sorpresivo lanzamiento.

//////////////////////////////////////////////////////////////////////

La una muy Julieta Venegas y la otra muy poco Molly Nilsson. 

La extrañeza que viste el nuevo y doble sencillo de Diosque se agota pronto, aunque dos grandes nombres le adornen. 

Toca mis huesos, junto a una Julieta Venegas en su lánguida interpretación se sitúa más en la cómoda balada de ella que en el incómodo pop de él. La oportunidad ideal para el giro de tuerca que tanto busca Julieta en su contacto con los artistas independientes y experimentales se ha quedado en otra canción aceptable, tibia. Las letras de Diosque conservan su filo y regalan bellas imágenes pero a estas alturas da mucha pereza escucharle canciones de amor a Julieta Venegas. 

Viéndolo resulta más luminosa, pero viéndolo bien, tampoco estremece. Si en el lado A, la voz invitada se hacía protagonista, aquí se disuelve tristemente. Una bellísima letra se baña de misterio en la pronunciación de Molly Nilsson y la melodía tan contagiosa podría significar un alivio, si no fuese inevitable pensar en los estándares que cada uno ha fijado y la normalidad con que avanza esta canción, cuando se esperaría tanta rareza. De este inteligente ejercicio queda la sed, la sensación de que se debía y se podía alcanzar otras dimensiones, quizá el éxtasis. Castaño


Justo ayer me enteraba de este lanzamiento por un teaser que muestra a Julieta y a Diosque interactuando vía Skype, el resto era de esperar a ver. Las colaboraciones de la Venegas con artistas de corte más independiente no nos sorprenden ya, pero seguro su bienaventurado encuentro con Gepe y Javiera Mena era más orgánico y fácil de imaginar que este con Diosque, que de momento nos parecía improbable. Su encuentro parece el choque de dos mares creativos. Por un lado, los preciosismos pop de Julieta y su singular modo de interpretar, y por el otro, los acentos y las inquietudes de pop bizarro de Diosque. Toca Mis Huesos es una canción de amor aparentemente accesible en la que reconocemos al cantautor pero no sus métodos, quizá no era el salto evolutivo que esperábamos después de su anterior disco, pero sí un ejercicio interesante que seguro se irá adhiriendo a nuestro cancionero diario con las escuchas.  

Por otro lado, la cara B, al lado de (la hasta ahora desconocida para mi) Molly Nilsson la encuentro más arriesgada y disfrutable, quizá la canción más extensa de Diosque hasta la fecha, lo muestra completamente apoderado de su faceta electrónica y juguetona, una suerte de encuentro creativo sin sobresaltos y un camino claro por el cual andar. Will


/////

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada