martes, 31 de mayo de 2016

Vídeo: Antolín - Platillos voladores en el bosque



Antolín es el alías del cantautor y artista visual Andrés Olgiatti. Desde 2008 el cantautor originario de La Plata, ha lanzado seis producciones (EPs y LPs) que no necesariamente le han valido un salto exagerado a la popularidad, pero sí la captura de jóvenes almas con más preguntas que respuestas.  

La fórmula para componer del joven argentino Olgiatti se vale de dosis de amargura, aventuras y la llama de la esperanza que tarda en apagarse. No por nada su sello (patriarcas del pop argentino, LAPTRA) lo presenta como "orfebre de melodías de gran belleza y dramatismo". Antolín sabe qué es lo que le duele a su audiencia, y si con su pop intimista no tiene la solución para los problemas, al menos toma el riesgo de animarle. 

Recientemente el cantautor realizó su primera gira en suelo chileno. Durante su Gira del Viajero Solitario, Antolín pudo compartir su música gracias a la gestión de distintos miembros de bandas como Planeta No, Niños del Cerro y Medio Hermano. Al igual que las bandas mencionadas, Bernardo Quesney, laureado y singular director de cine, también estuvo detrás de la presentación de Antolín por Chile. 

Por su parte, Quesney realizó junto a Oligiatti un audiovisual para Platillos voladores en el bosque, corte incluido en el más reciente EP de Antolín, Cajas de cereales abiertas sin premios, lanzado en 2014. El videoclip sirve como analogía del primer viaje del cantante argentino a Chile, presentando así la historia de un turista y sus amigos que visitan el Museo de Ciencia y Tecnología de Santiago. 

Tono monocromático y un recinto que probablemente esté olvidado en la actualidad por los jóvenes santiaguinos. El audiovisual de Platillos voladores en el bosque retrata minuciosamente la inocencia de la juventud en un lugar que contrasta las épocas no vividas y que confeccionan el relato de lxs adolescentes outsiders. De esta forma, sabemos que Bernado Quesney es experto en el tema. Después de entregar obras como Las Fuerzas, Los Adolescentes (ambos de Dënver) o su singular película Desastres Naturales, Quesney es un maestro a la hora de retratar la fragilidad que persiste en la juventud latinoamericana. 



::::::::


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada