martes, 22 de septiembre de 2015

María y José - Boy de la Costa (2015)


Estoy súper feliz de que por fin, después de un chingo de años, depresiones estúpidas, sacar el EP y bajarlo del internet, decirle a todos que ya casi salía y que me diera hueva grabar, tener dos mini giras en EUA, volverme loco con muchachitas, comer pizzas a montones y hartarme de ellas, les presento a mi creación bizarra, grabado con las patas pero hey, i'm poor y trabajo como diseñador gráfico, los dejo con Boy de la Costa:

Esta es la mejor presentación que puede hacer Sir. Tony Gallardo (aka María y José) de su recién estrenado EP Boy de la Costa, sucesor de su segundo disco Club Negro de 2013. A simple vista Tony no se está tomando las cosas tan en serio, y sería un pecado pedirle que lo hiciera, más cuando en los créditos asegura haber grabado este disco desde su cama, agregando además que Calor, la canción producida por el afamado DJ colombiano Dany F, estuvo pensada para otro EP que nunca vio la luz. 

Es inevitable pensar que los caminos que llevan a Gallardo a editar nuevo material son siempre tumultuosos, tanto como lo puede ser la vida de cualquier mortal en pleno 2015. Por suerte la producción de este maestro del ruidosón nunca se queda a mitad de camino, más allá de los escasos recursos con los que pueda contar, Tony canaliza a la perfección el tumulto de emociones que flotan en su cabeza, las decepciones, la violencia, el sentir generalizado de desesperación, sirviéndolo en dosis caprichosas de pistas para el dance floor y la experimentación que, lejos de ser irrelevantes, se convierten en retratos imprescindibles de una era en Latinoamérica. 

María y José es nuestro proyecto favorito de los muchos que tiene Gallardo, y con este EP no hace más que ratificar nuestra fe con canciones que pueden convertirse en las mejores tonadas de desesperanza de su repertorio. Ya sea canalizando el sentir violento de su natal México (y varios países de la región), como lo logra en la destacada Plata o Plomo en la que abre majestuosamente con una línea que estalla en la cara de una generación como una verdad irrefutable: "somos una generación que siempre dice vivir en depresión / atrofiados de amor / lo que tienes es aburrición" y desde allí vuelve a desplegar las arengas de un personaje lascivo que le conocimos a la perfección en la grandiosa Ultra de Club Negro. El momento de reventón llega al cierre de esta canción como un movimiento obligado hacia la catarsis, un híbrido más que difiere de cada canción contenida en este EP. 

Pasando por la bachata distorsionada en la titular Boy de la Costa, hasta la champeta hyper lo-fi de Tormenta Tropical, es importante destacar cómo cada atrevimiento aquí brilla con luz propia. Como esa mezcla de beats y guitarra acústica en la inigualable Trópico de Acuario, una marcha singular hacía los reclamos de un amor fallido, musas infaltables en la discografía de este genio de habitación. Por suerte y con un poco de precipitación nos llegó esta nueva entrega del chico terrible del ruidosón, Boy de la Costa es tan ecléctico como podíamos esperar, tan crudo y bailable como siempre lo ha sido María y José, y como siempre, anunciando un calor pecaminoso que sólo se quita agitando el cuerpo y matando algunos demonios en una era en la que la única religión vigente es la internet y la disociación.


Descarga: Directamente desde el player o en este link cortesía de Tenemos un Papá Pirata
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada